“Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová. Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara.”

Éxodo 4:1-2

¿Cuántos años tienes? ¿Tienes solvencia económica para salir a las etnias? ¿Consideras que salir a las etnias es solo para personas adultas y/o graduadas de Institutos teológicos? 

Quiero contarte, que Moisés hace mucho tiempo antes de emprender el viaje para la liberación del pueblo de Israel, con todas las dudas e inquietudes que su corazón humano podría generar. Le expresa a Dios su debilidad: No creerán ni oirán mi voz. Dios le responde que lo que tenía a la mano era suficiente que no necesitaría un ejército abundante de soldados, una provisión abundante de alimentos, solo la vara y el mensaje certificado dado por Dios.

Como humanos nos gusta sentirnos seguros, que hay un lugar seguro para llegar, que estaremos a salvo de peligros, que no habrá estrecheces, que todo marchará bien. Lo cierto es que el llamado está ahí. Lo cierto es que si callas, ese fuego consumirá tus huesos. Moisés aceptó el reto, y salió de la zona cómoda y lo mejor de todo, Dios respalda el trabajo desde su llegada a la gran ciudad de Egipto. 

Querido joven, toma fuerzas, atrévete a confiar en Dios. Tenemos una comisión respaldada por el omnipotente. Moisés llegó a una nación totalmente idolatra, con formas de vida y costumbres arraigadas en su forma de ser, la liberación no será fácil, pero otra vez el mensaje está certificado.

¿A quiénes vamos? Quizá son personas con culturas diferentes a la nuestra, con formas de alimentación, vestimenta, trabajo, totalmente distintas a la nuestra, pero son seres humanos como tú y como yo, hechos a la imagen y semejanza de Dios, por ellos también murió nuestro Señor Jesucristo. La salvación está consumada, el sacrificio está completo, ¿Qué falta? Ir a ellos, hablarles de nuestro Señor Jesucristo. 

Lo que tienes en tus manos es suficiente. “¿Pero solo son cinco panes y unos peces?” El Señor multiplicará. “¡Pero no oirán mi voz, no me creerán!” Estas son las debilidades, ahora el omnipotente:

Él es quien cambia los tiempos y las edades; quita reyes y pone reyes; da sabiduría a los sabios, y conocimiento a los entendidos.” Daniel 2:21

Ir a las etnias es caminar en fe. Ir a nuestros hermanos es obedecer a Dios, ir a las etnias es glorificar a Dios, que Dios te use para su gloria. Que el Espíritu Santo te use como instrumento de su poder, después de todo, solo tenemos una vara en las manos, un instrumento básico. Lo extraordinario y sobrenatural lo hace Él.

“Moisés dijo de sí: Iré ahora, y volveré a mis hermanos que están en Egipto, para ver si aún viven. Y Jetro (suegro de Moisés) dijo a Moisés: Ve en paz.”

Éxodo 4:18
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email